Preparación:
30 min.
Tiempo de cocción:
40 min.
Listo en:
70 min.

Mi mamá me enseñó a hacer matambre y su secreto es agregar gelatina sin sabor para que no se desarme el relleno al cortarlo. Acá uso matambrito de cerdo que en casa nos encanta, pero se puede reemplazar por matambre común que también es muy rico.

Ingredientes:

  • 2kg de matambrito de cerdo, desgrasado
  • 1 taza de espinaca congelada, descongelada y picada
  • 4 cucharadas de ricotta
  • 1 sobre (7g) de gelatina sin sabor
  • 1 ají colorado, picado en cubitos

Preparación:

1Precalentar el horno a 180C (moderado). Separar una asadera.

2Extender el matambrito de cerdo y quitar con un cuchillo cualquier exceso de grasa. Condimentar con sal y pimienta por los dos lados.

3En un bowl, mezclar la espinaca con la ricota, condimentar con sal, pimienta y un toque de nuez moscada. Extender sobre el matambre sin llegar a los bordes. Salpicar encima con el ají en cubitos. Espolvorear todo el relleno con el polvo de gelatina.

4Enrollar el matambre con cuidado y atar con hilo de cocina. Envolverlo en papel aluminio y poner en la asadera.

5Llevar al horno y cocinar 20 minutos. Subir el horno a 200C (fuerte) y cocinar con el paquete de aluminio abierto otros 15 minutos más.

6Mientras se cocina, calentar una sartén con aceite de oliva. Agregar los tomatitos y el ajo. Sartenear unos 3 minutos apenas y condimentar con sal y pimienta.

7Servir rodajas de matambre de cerdo con la guarnición de tomates cherry al ajo.

Porciones:

4