Preparación:
30 min.
Tiempo de cocción:
15 min.
Listo en:
45 min.

Estas mini tortas son un excelente postre para terminar una comida importante. Cada cupcake de vainilla se cubre con mazapán y lleva un relleno espumoso de crema Chantilly y dulce de cerezas. Tiene una pinta bárbara y seguro que te vas a lucir.

Ingredientes:

  • 115g de manteca
  • 115g de azúcar
  • 2 huevos
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 115g de harina leudante

Preparación:

1Precalentar el horno a 190 *C (moderado). Enmantecar un molde para 8 muffins.

2Batir juntas la manteca y el azúcar hasta que estén cremosas y aireadas. Incorporar los huevos y seguir batiendo hasta que esté bien espumoso. Perfumar con la esencia de vainilla.

3Incorporar la harina tamizada y unir despacio con movimientos envolventes. Repartir entre los moldes y llevar al horno.

4Hornear en el estante del medio del horno por 12 o 15 minutos o hasta que los cupcakes estén ligeramente firmes al tacto. Dejar enfriar completamente y desmoldar.

5Lavar y secar el molde para muffins. Espolvorear cada moldecito con azúcar impalpable.

6Estirar el mazapán sobre la mesada espolvoreada con azúcar impalpable y cortar 8 círculos del tamaño de los moldecitos. Colocar uno en cada moldecito cubriendo bien la base y alisar con el dedo .

7Batir la crema de leche con la esencia de vainilla a punto Chantilly.

8Una vez que los cupcakes están fríos, cortar al medio y descartar la capa superior.

9Untar un poquito de mermelada de cerezas sobre la base de mazapan y colocar crema encima. Ubicar una capa de cupcake en cada uno y si le gusta rociar con Amaretto. Repetir los pasos con todos los cupcakes.

10Envolver la fuente con film tansparente y llevar a la heladera 2 horas con un plato encima para que haga peso.

11Retirar de la heladera justo antes de servir y pasar un cuchillo por los bordes para aflojar cada cupcake.

12Servir en cada plato y espolvoerar con azúcar impalpable, decorar con un copete de crema y una cereza.

Porciones:

8