Preparación:
30 min.
Listo en:
210 min.

Este cheesecake es para los que dan sus primeros pasos en la cocina y se queiren lucir. Sale bien cremoso, no lleva horno y el coulis de frambuesas lo hace bien decadente y tentador.

Ingredientes:

  • Base
  • 180g de galletitas dulces, sin relleno, molidas
  • 80g de manteca, derretida
  • Relleno
  • 250cc de crema de leche
  • 450g de queso crema
  • 150g de azúcar

Preparación:

1En la procesadora, moler las galletitas hasta lograr un polvo fino. Agregar la manteca derretida, procesar 10 segundos y volcar la preparación en una tortera. Aplastar con las manos y cubrir bien toda la base. Llevar a la heladera.

2Mientras tanto, en un bowl batir la crema con batidora eléctrica hasta medio punto, es decir, que esté semi espesa y cremosa pero que no llegue a punto Chantilly.

3En otro bowl, colocar el queso crema, el azúcar, la ralladura de limón y batir con batidora eléctrica hasta integrar en una crema sin grumos.

4En un bowl, disolver la gelatina sin sabor de acuerdo a las instrucciones del fabricante. Agregarla a la preparación de queso crema y mezclar bien con espátula de goma para integrar todo. Una vez lista, agergar la crema batida e incorporar suavemente. Reservar.

5En otro bowl limpio, procesar las frambuesas con 4 cucharadas de azúcar y el jugo de limón. Rociar la mitad del coulis de frambuesas sobre el relleno de cheesecake y mezclar apenas con una espátula para que quede marmolado. Volcar en la tortera sobre la base de galletitas y llevar a la heladera por lo menos 3 horas.

6Desmoldar, colocar en una fuente y rociar la superficie con el resto de coulis de frambuesas.

Porciones:

8