Preparación:
20 min.
Tiempo de cocción:
15 min.
Listo en:
35 min.

Estos palitos retorcidos de queso se preparan en minutos con una masa tan simple que los podés hacer con los chicos. Los sirvo de snack, para la merienda, o para picadas con amigos.

Ingredientes:

  • 150g de queso Leicester o Cheddar
  • 40g de manteca, ablandada
  • 160g de harina común
  • 1 1/2 cucharaditas de sal
  • 1/2 cucharadita de mostaza en polvo (opcional)
  • leche, cantidad necesaria
  • harina extra, cantidad necesaria

Preparación:

1Precalentar el horno a 190 C (moderado). Enmantecar una placa grande para horno.

2Rallar el queso y ponerlo en un bowl. Cortar la manteca en cubos y batir junto con el queso. No va a quedar súper cremoso.

3Agregar la harina y la sal, sin necesidad de tamizarlas. En este momento se puede agregar la mostaza en polvo si le gusta. Mezclar todos los ingredientes incorporando leche de a poquito y solo lo necesario para unir todo en un bollo. Amasar la masa pegajosa con las manos.

4Estirar la masa en la mesada ligeramente enharinada, usando palote, hasta un espesor de 3mm. Cortar los bordes para lograr un rectángulo o cuadrado. Cortar tiras largas de 7cm por 3cm de ancho.

5Sostener ambos extremos de una tira y retorcer, luego colocarla sobre la placa. Repetir con el resto de tiras.

6Si desea, se pueden pincelar con huevo y leche para darles brillo.

7Llevar al horno y cocinar 15 minutos hasta que se inflen y se pongan dorados. Servir tibios o fríos.

Porciones:

1