Preparación:
10 min.
Tiempo de cocción:
35 min.
Listo en:
45 min.

La combinación del pollo y el verdeo es totalmente clásica y nunca falla. Al cocinar las pechugas de pollo en el caldo, uno se asegura que nunca estén secas. Se puede hacer más suculenta la salsa agregando crema a la preparación. Pero ésto queda a gusto y piacere del consumidor… Se puede agregar cualquier guarnición a esa receta, ya sea arroz, papas al horno, puré: todo funciona.

Ingredientes:

  • 4 pechugas de pollo deshuesadas
  • 100 cc de crema de leche (opcional)
  • 5 cebollas de verdeo finamente picadas
  • 2 dientes de ajo
  • 250 ml de caldo de verduras o pollo (el que tenga a mano)
  • 125 ml de vino blanco (también el que tenga a mano)
  • 2 cucharadas de maicena (o almidón de maíz)
  • sal y pimienta a gusto

Preparación:

1Picar la cebolla de verdeo y el ajo, y reservar. Colocar un sartén a fuego moderado con una cucharada de aceite y una cucharadita de manteca, y agregar las pechugas de pollo. Cocinar hasta dorarlas de ambos lados, aproximadamente unos 5 minutos de ambos lados. En otra sartén, colocar aceite de oliva y manteca y rehogar la cebolla de verdeo junto con el ajo picado hasta que estén tiernos.

2En un bol, mezclar la maicena con el caldo frío y revolver hasta que se disuelva completamente y no queden grumos (yo generalmente uso un batidor de alambre). Agregar el caldo a la preparación de las pechugas, bajar el fuego y cocinar por otros 5 minutos. Agregar las cebollas rehogadas al caldo, y por último incorporar el vino blanco.

3Cocinar por algunos minutos hasta que la salsa cobre consistencia. Si desea que la salsa sea más cremosa y pesada, agregar la crema de leche en este paso.

4Servir las pechugas calientes acompañadas de la guarnición de su elecciòn.

Porciones:

4