Preparación:
20 min.
Tiempo de cocción:
20 min.
Listo en:
55 min.

Un copetín divertido que gusta tanto a los chicos como a los grandes y utiliza cosas que a veces nos sobran en la heladera.

Ingredientes:

  • 1 taza de polenta instantánea, seca
  • 450cc de agua, recién hervida
  • 1 taza de salsa para pizza
  • 1 cucharadita de orégano
  • 4 rodajas de pan integral, tostado
  • 3 cucharadas de harina

Preparación:

1Precalentar el horno a 180 *C (horno moderado). Aceitar ligeramente una fuente para horno con 1 cucharada de aceite.

2En un bowl, colocar la polenta y mezclar con el agua recién hervida. Revolver y agregar la salsa para pizza y trozos de pan integral. Agregar queso rallado y harina en forma de lluvia. Mezcla para que se entibie antes de incorporar el huevo batido. Revolver para evitar grumos.

3Llevar a la heladera y dejar descansar 15 minutos.

4Pasado ese tiempo, retirar de la heladera y dividir la mezcla en 24 bolitas. Colocar sobre la fuente y llevar al horno.

5Hornear 15-20 minutos.

6En una sartén a fuego medio, saltear las rodajas de salamín hasta que suelten la grasa y estén doradas. Secar con toallas de papel.

7Cuando las bolitas están listas, colocar una rodaja de salamín sobre cada una. Pinchar con un escarbadientes para sujetar y colocar en una fuente para servir.

Porciones:

24