Preparación:
15 min.
Tiempo de cocción:
25 min.
Listo en:
160 min.

Esta técnica nació de los japoneses y pasó a los chinos que la vienen usando hace años. La técnica del roux de agua es hacer una pasta cocinando parte de la harina de la receta mezclada con agua. Como una especie de salsa blanca, por eso se le dice roux, pero se hace solo con agua.
Realmente vale la pena tomarse unos minutos más y lavar otro trasto si queremos un pan esponjoso, liviano y que dure hasta 5 días fresco.

Ingredientes:

  • 50g de harina común
  • 250g de agua

Preparación:

1Mezclar en un recipiente que puedan llevar sobre la hornalla la harina con el agua para roux. Cocinar a fuego medio a fuerte, revolviendo constantemente, hasta que espesa, retirar del fuego y dejar entibiar.

2En un bowl, poner el resto de harina, levadura, sal, agua y el roux tibio (o frío) y amasar hasta obtener una masa lisa.

3Cubrir y dejar levar hasta que duplique el volumen. Poner en la mesada, tomar porciones (pueden hacerlo por peso así no les quedan desparejos como a mí), lo importante es ir llevando la masa hacia el centro así la parte de afuera queda tirante.

4Colocar los bollitos en una budinera previamente aceitada. Cubrir nuevamente, y dejar levar.

5Precalentar el horno a 180-200°C (moderado/fuerte).

6Pintar los pancitos con huevo batido o clara y llevar la horno durante 20 minutos, o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio.

Porciones:

24