Preparación:
05 min.
Tiempo de cocción:
10 min.
Listo en:
15 min.

Saltear es rápido, por lo que limita la pérdida de nutrientes; se logra una comida rápida y muy sana también, y para qué negarlo, solo ensuciamos el wok y nada más. Camarones frescos, verduras tiernas pero crujientes, una chorrito de soja y el picante del jengibre hacen que este salteado salga buenísimo.

Ingredientes:

  • 60 ml de salsa de soja
  • 3 cucharadas de vino blanco
  • 2 cucharadas de fécula de maíz
  • 1 ½ cucharaditas de raíz de jengibre fresca, rallada
  • 1 cucharada de aceite
  • 2 dientes de ajo, picados finos
  • 500 g de camarones crudos, pelados y desnervados

Preparación:

1Mezclar la salsa de soja, el vino, la fécula de maíz y el jengibre con 150 ml de agua en un bowl pequeño hasta homogeneizar. Reservar.

2Calentar el aceite en un wok grande o en una sartén grande, a fuego moderado. Cuando esté caliente, agregar el ajo y saltear 30 segundos o hasta que esté tierno. Agregar los camarones y saltear unos minutos o hasta que estén rosados. Retirar los camarones con una espumadera y reservar.

3Agregar el brócoli al wok y saltear 2 minutos. Agregar las tiras de pimiento rojo y amarillo y las chauchas, y saltear 1 minuto más o hasta que las verduras estén ligeramente tiernas, pero todavía crujientes.

4Volver a poner los camarones en el wok. Agregar los choclitos, las castañas de agua y las cebollas. Revolver de nuevo la mezcla de salsa de soja y verter en el wok. Saltear 1 minuto o hasta que la salsa espese y hierva. Servir de inmediato.

Porciones:

4