Preparación:
35 min.
Tiempo de cocción:
15 min.
Listo en:
50 min.

Estos panes, de origen judío, son deliciosos acompañados de rellenos salados, como salmón ahumado y queso crema o huevo y ensalada. El doble método de cocción da a los bagels su exclusiva suavidad y su corteza ligeramente blanda.

Ingredientes:

  • 450 g de harina blanca para pan
  • 1½ cucharaditas de sal
  • 1 paquete (unos 7 g) de levadura seca, fácil de mezclar
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de miel
  • 2 cucharaditas de aceite de girasol
  • 200 ml de agua tibia

Preparación:

1Poner la harina en un bol grande e incorporar la sal y la levadura. Hacer un pozo en el centro. Batir ligeramente 2 de los huevos con la miel y el aceite, y verter en el pozo. Agregar el agua y mezclar hasta formar una masa blanda.

2Pasar a una superficie de trabajo enharinada y amasar unos 10 minutos o hasta que la masa esté homogénea y elástica. Colocar en un bol grande enmantecado, tapar con un paño de cocina limpio y húmedo y dejar reposar en un lugar cálido 40 minutos o hasta que duplique su tamaño.

3Pasar la masa a una superficie de trabajo enharinada y amasarla; dividirla en 12 trozos iguales. Formar con cada uno una salchicha de 20 cm de largo y darle la forma de anillo. Mojar las puntas con un poco de agua, superponerlas y apretarlas para sellar.

4Acomodar los bagels en una placa enmantecada, tapar con papel autoadherible y dejar en reposo en un lugar cálido unos 20 minutos o hasta que estén un poco esponjados.

5Precalentar el horno a 200 °C. Poner una olla grande con agua salada a hervir. Echar los bagels en el agua, de uno en uno, y cocinar 20 segundos. Sacarlos con una espumadera y volverlos a poner en la bandeja para hornear.

6Batir el huevo restante y untarle a los bagels para glasear. Hornear de 14 a 15 minutos o hasta que estén bien esponjados y dorados. Pasar a una rejilla para enfriar. Los bagels pueden mantenerse en un recipiente al vacío hasta 3 días.

Porciones:

12