Preparación:
20 min.
Tiempo de cocción:
45 min.
Listo en:
65 min.

Como la harina de centeno tiene menos gluten que la de trigo, produce un pan de textura más cerrada y húmedo. Las semillas de alcaravea son un condimento tradicional que complementa el sabor a nuez del centeno y crean un pan excelente.

Ingredientes:

  • 300 g de harina de centeno
  • 100 g de harina blanca para pan
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 paquete (unos 7 g) de levadura seca, fácil de mezclar
  • 2 cucharaditas de semillas de alcaravea
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 200 ml de agua tibia

Preparación:

1Cernir la harina de centeno y la blanca en un bol. Agregar la sal y el azúcar; incorporar luego la levadura y las semillas de alcaravea. Agregar el aceite de oliva al agua y echar sobre la mezcla de harinas. Unir todos los ingredientes con una cuchara de madera al principio y, luego, con la mano hasta hacer una masa dura pero pegajosa y apenas grumosa.

2Pasar la masa a una superficie de trabajo enharinada y amasar unos 10 minutos o hasta que esté homogénea. La masa debe estar muy firme. Dar forma de óvalo de unos 18 cm de largo y colocar en una bandeja para hornear engrasada. Tapar con papel autoadherible y dejar reposar en un lugar cálido 1 hora aproximadamente o hasta que casi duplique el tamaño. Se resquebrajará un poco en la parte superior.

3Hacia el final del tiempo de levado, calentar el horno a 200 °C. Destapar el pan y hornear de 40 a 45 minutos o hasta que esté apenas dorado y suene hueco cuando se lo golpea en la base.

4Pasar a una rejilla y dejar enfriar. Una vez frío, colocar en una bolsa de polietileno y dejar durante la noche (esto permite que la corteza se ablande). Después de esto, el pan puede mantenerse 2 días.

Porciones:

2