Preparación:
15 min.
Tiempo de cocción:
10 min.
Listo en:
25 min.

Se trata de una masa de scones salados, que tiene un sabor especial gracias a la pimienta de cayena y la mostaza. Son deliciosos para comer solos, con manteca o para acompañar un almuerzo ligero con ensaladas.

Ingredientes:

  • 200 g de harina leudante
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de mostaza en polvo
  • 1/2 cucharadita de pimienta de cayena
  • 40 g de manteca
  • 60 g de queso rallado cheddar fuerte
  • 100 cc. de leche

Preparación:

1Precalentar el horno a 220 grados C – horno fuerte- Enmantecar ligeramente una asadera para hornear.

2Tamizar la harina, la mostaza en polvo, pimienta de cayena y la sal en un bowl.

3Cortar la manteca en trozos pequeños y añadir a la harina.

4Frotar la manteca en la harina con los dedos hasta que la mezcla parezca pan rallado fino. Agregar el queso rallado.

5Añadir la leche poco a poco, revolviendo bien con un cuchillo hasta que la mezcla empieza a unirse.

6Con sus manos, amasar suavemente la mezcla hasta formar una masa lisa y suave.

7En una superficie enharinada, aplanar o extender la masa hasta aproximadamente 3 cm de espesor.

8Utilizar un corta pasta redondo de 5 cm para cortar scones individuales.

9Colocar los scones en la asadera. Pincelar con la leche y espolvorear un poco de queso extra en la parte superior.

10Cocinar durante unos 10-15 minutos hasta que estén dorados. Dejar entibiar y servir.

Porciones:

8