Preparación:
10 min.
Tiempo de cocción:
20 min.
Listo en:
30 min.

Esta receta de arrollado caliente con espinacas y champignones se puede usar como entrada o también se puede cortar antes de llevar al horno y cocinarlos en forma individual para servir como copetín.

Ingredientes:

  • 1 masa rectangular de hojaldre
  • 1 paquete de espinaca congelada
  • 2 cucharadas de manteca
  • 1/2 cucharadita de orégano
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 1/2 tazas de champignones fileteados

Preparación:

1Precalentar el horno a 200 C (moderado). Cubrir con papel manteca una placa para horno. Reservar.

2En una sartén a fuego mediano, calentar la espinaca. Dejar escurrir bien el líquido y reservar. Limpiar bien la sartén, y a fuego mediano otra vez, derretir las 2 cucharadas de manteca. Saltear los champignones y la cebolla de verdeo por algunos minutos. Añadir la espinaca, el ajo, la sal, el orégano y el jugo de limón y una cucharada de harina. Cocinar y mezclar hasta que se espese la preparación. Dejar enfriar. Una vez frío, añadir la mitad del queso parmesano.

3Estirar la masa de hojaldre y untarla con mostaza. Colocar el relleno de espinacas y champignones en la masa en forma pareja. Empezando del lado más chico, enrollar con cuidado y mojar los bordes con agua para que se sellen bien. Cubrir y dejar enfriar por una hora en la heladera.

4Para el copetín, cortar rodajas de 1 cm de ancho y colocarlas en la placa con papel manteca. Espolvorearlas con el resto del queso parmesano y llevarlas al horno por 20 minutos, o hasta que estén bien doraditas.

Porciones:

12